Partida de Diplomacia (VIII). Otoño de 1917

publicado en: Diplomacy, Pbem | 0

italia04

¡Italia imperiale! Es el titular de numerosos diarios italianos que se entre mezclan con los de Un nuovo impero romanoMare Nostrum y el recurrente Viva l’Italia. Una ola de nacionalismo mal disimulado se desborda por el espectro político y social italiano. Quizás no podamos hablar de la pretensión de la monarquía italiana por instaurar un imperio ni se puedan hacer comparaciones con épocas pasadas, como tampoco mantiene la Regia Marina control sobre la totalidad de las aguas mediterráneas ni todas las regiones que baña ha conquistado el Regio Esercito; pero es innegable que Italia vive uno de los episodios más gloriosos de su historia reciente. El aumento de su imperio colonial con la adquisición de Túnez queda en poco o nada comparado con su conquista de España, Portugal y, la anexión más emotiva, el sureste francés. Recordemos que durante el proceso de unificación italiano, culminado hace menos de media centuria, el entonces Reino de Piamonte – Cerdeña tuvo que realizar un enorme sacrificio renunciando a los territorios natales de la casa de Saboya para entregar a la Francia de Napoleón III Niza y Saboya en 1860 en pago por su ayuda contra los austriacos. Ver de nuevo esas tierras en manos de la corona italiana, de la casa de Saboya, es un sueño hecho realidad para una joven nación que se postula como gran potencia europea. La pregunta que surge hoy es ¿Provocará esa marea nacionalista un nuevo auge del irredentismo italiano provocando el enfrentamiento con Austria-Hungría?

alemania08

Inicio del desembarco alemán en Escocia.

El dominio de la Kaiserliche Marine en el Mar del Norte, tan cerca de las costas británicas, hacía presagiar lo que finalmente ha sucedido ante la total impotencia del Almirantazgo para evitarlo. La oposición que han tratado de ofrecer milicias locales e incluso civiles armados ha supuesto apenas una leve molestia para las operaciones germanas. Una vez desembarcados hombres, armamento y pertrechos; el contingente invasor marchó sobre la capital escocesa, Edimburgo, que fue fácilmente ocupada por la colaboración de las autoridades locales, conscientes de la necesidad de impedir un baño de sangre ante la imposibilidad de la llegada de fuerzas propias de socorro a corto o medio plazo y puede que teniendo en mente lo ocurrido en París en 1871 cuando la ciudad fue sometida a un duro castigo por bombardeo prusiano.

Para colmo de males, el Gobierno británico ha considerado prioritario conservar sus posiciones en el continente apoyando una de sus escuadras el control de Bélgica y los acorazados en dicho país acudir en ayuda del aliado francés en su intento de hacerse con Holanda, cosa que ha sucedido para sorpresa de los alemanes que parecían no esperar esa colaboración anglo-francesa y que le ha costado la retirada de un territorio que venían controlando desde 1914. Se da así la casualidad de que si bien Francia y Gran Bretaña han sido invadidas y perdido parte de sus territorios nacionales, por más que las malas lenguas vengan a decir que en Londres importan más los belgas que los escoceses, ahora ambas naciones tienen a sus fuerzas en la frontera con Alemania. Los buques de guerra alemanes se han retirado a Kiel, mientras que la escuadra que se encontraba en Heligoland se ha desplazado hacia el Oeste para respaldar las operaciones en Escocia y mantener la presión sobre la propia capital británica.

francia09

5º Regimiento de infantería francés en el cerco a Utrecht.

La situación de hegemonía alemana en la región sufre así un duro revés pues aunque la población alemana se ha mantenido ajena al sufrimiento de la guerra en estos cuatro años  de conflicto y Alemania conserva Dinamarca además de la exitosa ocupación de Edimburgo, ha perdido Bélgica y Holanda así como la valiosa situación de ambas naciones como Estados-tapón permitiendo mantener lejos al enemigo. Ahora el II Imperio tiene al enemigo llamando a la puerta, algo bastante alejado de las predicciones de la cancillería alemana para el año que acaba. Un intento por hacerse con Suecia se ha visto rechazado por una firme defensa de sus costas por la Royal Navy con apoyo del ejército británico en Finlandia. Se cree que hubo un intento ruso de apoyo a dicha ofensiva alemana pero el caso es que errores la transmisión de las órdenes entre los buques de la flota zarista impidieron llevar a cabo dicha orden.

En el Este poco o nada han cambiado las cosas. Los rusos han recuperado Moscú y trasladado su ejército en Polonia hacia Ucrania a pesar de la cercana presencia de tropas austrohúngaras al otro lado de la frontera, lo que se ha visto si no como alianza entre Viena y San Petersburgo al menos sí como un mantenimiento de buenas relaciones y paz entre ambas naciones, ya que de existir alianza podríamos quizás haber visto alguna acción por parte de la Flota del Mar Negro precisamente en dichas aguas, lo que no ha sucedido.

austria06

Batalla de Dedeagatch, la madre de todas las batallas navales.

Esto puede deberse también al hecho de que en Austria-Hungría han estado mucho más preocupados por resistir la ofensiva otomana que por prestar una hipotética ayuda a los rusos en el Mar Negro, y es que en la costa búlgara se ha podido presenciar la mayor batalla naval de la guerra. La escuadra de la KuK Kriegsmarine se posicionó lo suficientemente cerca de la costa como para recibir el apoyo de las baterías costeras pero lo suficientemente apartada como para evitar verse perjudicada por intentos de flanqueo enemigos o el riesgo a embarrancado de los buques restando libertad de maniobra. Hasta tres escuadras otomanas acudieron a enfrentarse con los navíos austrohúngaros, que tuvieron a su vez el respaldo de los acorazados sitos en la cercana costa griega así como de fuerzas de socorro desde Servia y Rumanía. La batalla ha implicado, directa e indirectamente, a un total de siete grandes unidades entre austrohúngaras y otomanas. La victoria se decantó, tras tres horas de constante intercambio de fuego, del lado de la Doble Corona que conserva Bulgaria e impide así que la Sublime Puerta recobre la iniciativa. Con este resultado y el reforzamiento de las posiciones rusas en la mitad sur del país, el camino se muestra tortuoso para los intereses turcos.

Cancillerías

logoaustria

El nuevo Emperador del Sacro Imperio se ha hecho cargo, tomando posesión del título y la corona de Emperador una vez se ha pactado la adhesión del Reino de Grecia al Sacro Imperio, por lo que cumple con el fin y un deseo que perseguía nuestro querídisimo y fallecido, el Emperador Federico, instaurador del Sacro Imperio. Gracias a la incorporación de Grecia la zona de los Balcanes es un gran compendio de reinos unidos por un miismo fín y bajo un mismo ideal. La estabilidad en los Balcanes es ya un hecho, pero algunos se preguntan si el éxito del nuevo Emperador será efímero o permanente y si dispondrá del carisma y liderazgo para mantener unido al Imperio evitando que se autoseccione.

Evolución del conflicto

20.1917_oto_mov

21.1917_oto_res

Dejar una opinión