Partida de Diplomacia (VIII). Fase invernal de 1917

publicado en: Diplomacy, Pbem | 0

granbretana03

Frenético trabajo en los astilleros de Portsmouth (Inglaterra).

Visto está que las alegrías y las penas gustan de alternar alojamiento cambiando de casa a menudo e intercambiando lágrima por risa con suma facilidad. Y es que allá en donde el abatimiento y la segura derrota hundían hombros y torcían los gestos, se puede presenciar ahora júbilo y alborozo. Cuanto menos en algunos gabinetes europeos se ha pasado de un literal tirar de pelos a sonoros resoplidos de alivio. Dramática continua siendo la situación para algunas naciones pero es un dramatismo que ya no se percibe en las calles como crisis, final de una época y profundo pesar. Eso ha tornado en luz al final del túnel, verdadera creencia en que el sino final de la guerra no está decidido y se puede transformar la derrota en victoria.

Francia se ha rehecho de sus cenizas, conseguido frenar el avance alemán en su territorio, establecer alianza con Gran Bretaña y sacrificar una parte por otra a cambio de su supervivencia e incluso de lograr arrebatar Holanda de las manos del enemigo amenazándole con llevar la guerra a sus tierras como hiciese él antes. No supone éxito pero en este tipo de casos vivir otro día para seguir luchando significa mucho. Los británicos han visto horadado su suelo en Escocia pero han dado una lección de firmeza y firme decisión estando dispuestos a sacrificar lo propio por salvar lo ajeno. Ese coraje, esa flema inglesa es el clavo ardiendo al que el Primer Ministro y su Gabinete se aferran ahora para lograr expulsar al invasor. El Imperio Turco vio en tiempo récord derrumbarse sus amplias conquistas en Europa pudiendo haber caído en una profunda depresión nacional que grupos concretos, incluso dentro de sus Fuerzas Armadas, podrían haber aprovechado para acabar con el Enfermo de Europa; mas no solo no ha sido así sino que los otomanos han pasado al contraataque y se enfrentan a la amenaza de hasta tres naciones enemigas contra viento y marea en la firme creencia de que puede que caigan pero vendiendo muy cara su caída. Del otro lado tenemos un Imperio Alemán que ha pasado de atacar constantemente, de triunfo tras triunfo y de tener a Francia y Gran Bretaña casi claudicando a sus pies a verse ahora privado de las mieles del triunfo con una efímera posición victoriosa que puede acarrearle ahora tener que defenderse tras sus propias fronteras.

En una situación intermedia se encuentran tres naciones. El Imperio Ruso se ha rehecho también de una situación de constantes invasiones enemigas y pérdida de territorio pero para encontrarse en posición muy parecida a aquella con la que comenzó la guerra, como si estos cuatro años no hubieran tenido lugar. Casi el mismo espacio ocupado, el propiamente ruso y Noruega, con el mismo poder militar y con la sensación probable de no haber aprovechado sus oportunidades. Las otras dos son ejemplo de éxitos como el caso alemán pero sin su contrapartida de haber sufrido la derrota y el repliegue. Y es precisamente en su éxito donde puede residir su mayor peligro puesto que el Reino de Italia ya no necesita a Alemania en el Oeste y la colaboración con Austria-Hungría en el Este puede tener los días contados, más aún si como parece austrohúngaros y rusos van de la mano. Dos gigantes condenados a enfrentarse antes o después. Sus Gobiernos lo saben, pero desconocen si el otro les atacará primero o habrán de aprovechar ellos mismos el titubeo del otro.

Un apasionante año 1918 el que está por comenzar, apasionante para quienes informamos sobre los grandes movimientos de tropas, generales de salón que disfrutamos comprobando el discurrir de las operaciones militares. Pero no olvidamos las heridas en la tierra que está provocando esta guerra, la sangre vertida y el horror causado.

Parte de movilización 

El Imperio Alemán ha desmantelado la flota de Edimburgo (edi) y el ejército de Múnich (mun).

El Imperio Austrohúngaro ha creado un ejército en Viena (vie).

El Imperio Británico ha desmantelado el ejército de Finlandia (fin) y creado una flota en Londres (lon).

El Imperio Otomano ha desmantelado la flota del Mar Negro (bla).

El Imperio Ruso ha creado un ejército en Varsovia (war).

El Reino de Italia ha creado una flota en Nápoles (nap).

La República Francesa mantiene sus efectivos.

 

22.1918_pri_mov

Dejar una opinión