Partida de Diplomacia (XIX). Primavera de 1918

publicado en: Diplomacy, Pbem | 0

aliados

 

El comienzo de este nuevo año ha arrojado una evidencia y es el éxito de las operaciones a tres bandas que han efectuado británicos, franceses y rusos. Se han dado antes este tipo de apoyos y acuerdos puntuales en territorios determinados del continente sin suponer por ello una novedad, mas lo que ha resultado novedoso es el que dichas cooperaciones por separado alumbren una perfecta coordinación a tres bandas o, dicho de otro modo, se ha requerido coordinar las operaciones militares de estas tres naciones para el resultado estratégico que muestra el actual mapa de los frentes europeos. Quizás nos aventuremos en exceso al realizar semejante aseveración y únicamente se ha tratado de una de tantas casualidades que ha producido el devenir histórico desde los tiempos más remotos. Puede, por tanto, que se hayan dado únicamente acuerdos bilaterales que, llevados a la práctica, resultado en las acciones de las que trataremos a continuación pero denotan cierta armonía que invita a pensar en organización. Sea como fuere, podríamos estar ante el establecimiento de una gran alianza en contraposición a la formada por las Potencias Centrales y es que algunos politólogos han acordado en denominar de tal modo a las colaboraciones entre alemanes, austrohúngaros e italianos. Bien es cierto que Alemania y Austria-Hungría no han aunado esfuerzos para atacar o defender posiciones pero la continua calma en tiempos de guerra que ha venido caracterizando a las fronteras comunes entre ambos imperios y que, gracias a ello, ha permitido a unos y otros centrar sus esfuerzos de guerra en extremos opuestos a dicha frontera, habla por sí misma como la mejor prueba a favor de una alianza estable. Alianza en la que debemos incluir a Italia habida cuenta de los apoyos que a alemanes y austrohúngaros han facilitado y de los que se ha beneficiado. De ser así lo que aquí tratamos y de constatarse la existencia de una Triple Entente, nombre con el que se ha bautizado a esa factible alianza, Europa se hallaría dividida en dos grandes bloques y deberíamos en tal caso augurar un recrudecimiento de las hostilidades en dos frentes muy concretos. De un lado un frente occidental que abarcaría desde Dinamarca hasta los Pirineos pasando por la frontera franco-alemana y Marsella. De otro lado un frente oriental representado principalmente por la frontera occidental rusa. El Imperio Otomano no es fácilmente identificable como perteneciente a esa supuesta Triple Entente y es evidente que su enfrentamiento al tándem formado por austrohúngaros e italianos no le acerca a las Potencias Centrales. Es más probable que pueda llegar a integrarse en la primera pero en estos momentos en Constantinopla deben recelar por igual tanto del principal enemigo austrohúngaro y su aliado italiano como de una Rusia que perfectamente podría pretender devolver los golpes sufridos en Sebastopol y, muy especialmente por el shock emocional sufrido en el país, en Moscú.

 

caos

El kaiser pide explicaciones al Jefe del Estado Mayor alemán.

 

El final del invierno de 1918 no será recordado con dulce nostalgia por los alemanes. A la colaboración entre las mencionadas tres potencias debe sumarse un total desastre en la transmisión de las órdenes desde el Estado Mayor alemán hacia los distintos Cuerpos de Ejército y de ahí hacia las Divisiones participantes en la campaña de reconquista de Holanda y defensa de Dinamarca que se pretendían conseguir. Se sucedieron incompresibles errores telegráficos así como entre los correos a caballo y a pie que hubieron de recorrer el frente. Así, la flota en Kiel recibió la orden de prestar apoyo por bombardeo a un avance que desde el Ruhr se iba a efectuar contra las posiciones francesas en Holanda, acción que no llegó a efectuarse debido a que a dicho ejército le llegó la extraña orden de apoyarse a sí misma a sí mismo en un avance contra Holanda. Mientras, al buque insignia de la escuadra alemana en el Mar del Norte le llegaba un despacho oficial en el que se indicaba Dinamarca pero no se especificaba si debían apoyar una acción de alguna unidad contra Dinamarca, avanzar hacia Dinamarca o apoyar a la escuadra alemana ubicada en dicha nación. Este cúmulo de errores impidió en un primer momento ocupar Holanda y ha costado perder Dinamarca al coincidir la salida de la escuadra alemana hacia el Báltico y la llegada de navíos de guerra de la Royal Navy. Esta acción en Dinamarca se coordinaba con un ataque de la escuadra británica en Bélgica contra la posición de los buques de la Kaiserliche Marine en el Mar del Norte con apoyo de buques rusos establecidos en Noruega. Sorprendido aún el vicealmirante alemán por la enigmática orden acerca de Dinamarca se le vino encima el ataque británico que acabaría expulsando su escuadra de aquellas aguas. Sin embargo no todo fueron malas noticias para Alemania como a continuación veremos.

alemania09

Tras múltiples impactos recibidos el SMS Blucher se hunde sin remedio en las aguas del Mar del Norte.

 

Esperando una agresiva ofensiva alemana en Holanda, el ejército francés sito en dicho territorio optó por trasladarse a Bélgica. No se nos escapa que esto únicamente ha sido posible a tenor de la partida de los navíos británicos que mantenían el control sobre dicha nación. Un ejemplo de que el entendimiento entre los gobiernos de Londres y París se mantiene como ya adelantábamos a mediados del pasado año. El repliegue no era asunto baladí pues una avalancha alemana que implicase derrota en un lugar sin posible retirada habría implicado la segura aniquilación de las tropas galas. No se encuentra Francia en condiciones de arriesgar de semejante modo y sin conocerse aún si tendrá opciones de reclutar nuevas fuerzas a final de año. Pero el caso es que transcurrían los días y no llegaban noticias acerca del esperado ataque alemán. Ya hemos contado que los fallos en la transmisión de las órdenes perforó la quilla de la planificación alemana hundiendo toda posibilidad de ocupar un territorio que, para colmo de ironías, había quedado sin defensa alguna. Y fue entonces cuando el cielo permitió que entre tanta oscura nube de tormenta surgiese un haz de luz con el que reparar tanta desgracia. La derrota naval alemana en el Mar del Norte no nubló el juicio del vicealmirante alemán al mando de la escuadra que en vez de acudir a las seguras aguas de Heligoland probó suerte más al suroeste llegando llegando a puerto en una Roterdam en la que a la perplejidad de los locales que aguardaban un ataque por tierra se sumó la de los propios alemanes que esperaban encontrar allí a los franceses. Se culminaba con éxito de este rocambolesco modo la campaña contra Holanda que se había previsto, que parecía causa perdida y minimizaba la pérdida de Dinamarca y la segura pérdida de Edimburgo. Ciertamente Alemania da por perdida su efímera ocupación de buena parte de Escocia al quedar expulsadas sus naves del Mar del Norte y debido a un avance paralelo a la costa que ha llevado a la recién formada escuadra británica de Londres hasta York, a tiro de piedra de la costa Escocesa y de recuperar para la corona Edimburgo.

Más al Oeste, las fuerzas italianas han sufrido un retraso en sus planificaciones debido a que, antes de ser atacados y obligados a retirarse por la armada italiana con apoyos navales desde España y Portugal, los acorazados franceses en el Atlántico Medio tuvieron ocasión de impedir que el ejército italiano que ocupa Marsella pudiera avanzar hacia Gascuña con lo que retrasa o al menos dificulta las acciones previstas para Otoño por el Alto Mando italiano. Contentos por el trabajo hecho, los buques franceses se retiraron a Brest mientras las fuerzas terrestres allí ubicadas han pasado a defender la capital de la república. Esto, unido a la exitosa evacuación de Holanda y a la cooperación junto a la Royal Navy, han obrado el milagro de la conversión del derrotismo en esperanza. Se respira un aire distinto en las fuerzas armadas francesas que perciben la posibilidad de trocar la defensa por el ataque y continuar con la senda iniciada el pasado año con la llegada a Bélgica. Aún así, Alemania dista mucho de ser una potencia derrotada y dispone aún de suficientes medios como para devolver los golpes sufridos, además del irrefutable hecho de que las unidades militares italianas no han dejado de crecer desde el comienzo de esta pertinaz guerra.

amenaza

El imperio ruso amenaza el débil flanco norte otomano.

En el Este se ha producido una clara situación de mutuo recelo. La pobre ofensiva rusa sobre Galitzia, por la cantidad de unidades interconectadas austrohúngaras, estaba abocada al fracaso y parece haber sido más una medida defensiva que ofensiva. Similar conclusión podemos extraer del traspaso de la frontera con Alemania que ha realizado uno de los ejércitos austrohúngaros para ocupar Silesia y la pretendida sustitución de Galitzia por otro contingente. Quizás en este último caso se pueda advertir una intencionalidad más allá que la meramente defensiva, puesto que se ha intentado ocupar espacios desde los que poder atacar mucho más fácilmente el territorio ruso. El oportuno ataque de las fuerzas zaristas ha impedido esta posibilidad por el momento al quedar Galitzia sin ocupar por ninguna de las naciones. Prueba del mencionado recelo mutuo es la defensa que Rumanía ha realizado la Doble Corona ante cualquier intento ruso de penetrar en dicha nación. En vez de eso, la flota del Mar Negro ha dejado Sebastopol siendo sustituida allí por fuerzas zaristas llegadas desde Moscú. La incógnita ahora es saber si la diplomacia logrará distender esta situación de crisis y mutuo temor o si estallará una guerra entre ambos imperios en el Este de Europa. Son, desde luego, noticias muy bien recibidas en Constantinopla donde deben frotarse las manos ante la posibilidad de un enfrentamiento entre sus dos vecinos lo que, quizás, podría relajar la constante presión que sufren las posiciones otomanas ante los ataques de austrohúngaros e italianos. Siempre es preferible a pensar en la otra posibilidad que implicaría una invasión de Anatolia por fuerzas rusas, algo que no puede descartarse.

Cancillerías

logoalemania

Las derrotas sufridas solo hacen fortalecer nuestra decision, no nos rendiremos, no desfallereceremos. Nuestros enemigos se enfretarán a nuestras defensas como el mar choca contra la costa, no importa cuanta veces cargue contra nosostros, RESISTIREMOS.

logoaustria

Su Majestad Imperial, Real y Apostólica, Carlos I del Sacro Imperio ha realizado un llamamiento a las grandes potencias inmersas en esta cruenta guerra para que se reunan y firmen un tratado de paz en el que deberán respetarse las nuevas fronteras. Aun con todo lo anterior, en su último discurso ha realizado alguna alusión a la Cruzada contra los Otomanos y a quienes les apoyen, manifestando claramente que no destruirá ni deshonrará todo lo que ha hecho su tio abuelo por el Sacro Imperio, pues el ha sido destino a continuar su legado. Hay quien aún duda de su capacidad para Gobernar el Sacro Imperio, pero entre las filas de los soldados no cabe esa duda, pues su formación en el ejército le ha valido sobradamente para empatizar con las tropas y ponerse al mando de la última operación de Bloqueo de la Armada contra las Fuerzas Otomanas. En el Sacro Imperio hay quienes especulan con un final de la Guerra próximo, principalmente e lo concerniente a la amenaza Turca, pues se ha notado en esta última etapa que las incursiones en el Norte, cerca de la frontera con Rusia han cesado, casi desaparecido en su totalidad, síntoma de que poco a poco el enémigo está dando sus últimos coletazos.
logorusia
Su Majestad Imperial y Zar de todas las Rusias pide a su pueblo que resista y que no piense que se olvidan las afrentas que se les ha hecho. Por dos veces se ha invadido nuestro sagrado suelo y exigimos una compensacion por eso al imperio turco. Ellos nos invadieron a traición dos veces pero somos magnanimos y solo exigimos una provincia turca, la de Ankara como pago por los sufrimientos hechos al pueblo ruso. Prometemos al imperio turco no avanzar mas ni atacar mas territorios que el de Ankara siempre que lo entregue pacificamente y no se resista a la invasión. Si cumple su parte habra paz entre rusos y turcos pero si no habra guerra que no acabara hasta que una de las dos naciones sea destruida. Informamos al pueblo ruso que hemos hecho un movimiento defensivo contra los austriacos porque a raiz de las negociaciones que hemos tenido los enviados del emperador de Austria han sido bastante agresivos y tememos una invasión de manera que he ordenado a nuestros bravos soldados que ataquen Galacia paraimpedir cualquier intento de ataque austriaco contra Ucrania.Si no han atacado sabemos que nuestro ataque no penetrara en Austria pero podra impedir una agresión. Si en otoño vemos que no se ha producido la agresion austriaca habra paz, si vemos que han actuado contra la Santa Madre Rusia habra guerra total. 

Evolución del conflicto

23.1918_pri_mov
24.1918_pri_res

Dejar una opinión