Partida de Diplomacia (XXII). Otoño de 1919.

publicado en: Diplomacy, Pbem | 0

alemania13

El parón invernal ha llegado con excesiva prontitud a los acuartelamientos de las Potencias Centrales y es que durante estos meses no solo han caído a tierra las caducas hojas para cubrir de cobrizos alfombrados nuestras calles sino que se ha venido a bajo las posibilidades de recuperar el territorio perdido ante sus enemigos por parte de los imperios germánicos. El Estado Mayor de ambas naciones han permanecido paralizados inexplicablemente. Se apuntan muy diversas causas, desde quienes aseguran que se han producido problemas en la cadena de mando que ha afectado a la aplicación de las pertinentes órdenes, a los que aseveran que el problema recae en las más altas esferas militares de los dos imperios. Ni ofensivas ni acciones defensivas se han preparado o ejecutado durante este periodo otoñal y algo así, en plena situación de conflicto a gran escala, no es algo que pueda quedar impune. Sus enemigos han aprovechado el favor y lanzado feroces ataques ante la pasividad del contrario.

alemania14

Caos total en la transmisión de órdenes en los imperios centrales.

El buen entendimiento anglo-francés sigue su buen rumbo, viento en popa y a toda vela. El ejército francés en Bélgica ha lanzado un ataque contra las posiciones alemanas en Holanda con apoyo de la escuadrilla británica en el Mar del Norte ante la que los buques de la Kaiserliche Marine, sin ayuda propia o aliada de ninguna clase, se han visto obligados a abandonar las costas de los Países Bajos rumbo a Heligoland, única posibilidad de repliegue que tenían. Las fuerzas alemanas en Kiel y el Ruhr han permanecido impasibles en sus posiciones aguardando órdenes que no llegaban. Mientras, relevando en Bélgica a los soldados franceses, llegaba la escuadra británica del Canal de La Mancha y buques de la Royal Navy atacaban Kiel desde la costa danesa sin mayores consecuencias para Alemania. Por su parte, el Gobierno francés ordenaba a sus barcos de guerra retornar a Brest para defender un posible ataque italiano que no ha llegado a producirse y al ejército en la capital trasladarse hacia la Picardía.

francia11

Infantería francesa desaloja de sus posiciones a los soldados alemanes.

El abandono de Gascuña por parte de la escuadra francesa ha permitido a las tropas italianas hacerse con su control en un avance desde Marsella, quedando de este modo la Francia meridional en manos de Italia. Una Italia cuyo Almirantazgo ha procedido a continuar con sus acciones de flanqueo de las posiciones anglo-francesas trasladando sus escuadras en el Atlántico hacia el Norte, a excepción de la que se encontraba en Portugal que ha sido enviada a la costa Sur española. Ya en el Mediterráneo, los buques italianos van en persecución de los otomanos pero sin poder impedir que Venecia haya caído bajo el control de la media luna. La antaño Serenísima se ve finalmente bajo dominio de su mayor enemigo en siglos pasados. La única fuerza italiana capaz de acudir en socorro de los venecianos era la sita en Marsella, de tal modo que se promete duradera la ocupación otomana, siquiera un año, hasta que los contingentes navales italianos puedan posicionarse para tratar de expulsar al invasor.

italia06

Hidrocanoa italiano FBA tipo H sobrevuela la Venecia ocupada.

Desde el Este alemanes y austrohúngaros han padecido desigual suerte ante las embestidas de los ejércitos del zar. Solo Berlín ha sufrido ataque ruso del lado alemán, resistiendo la capital prusiana pero viendo cómo se acercan los navíos de la Flota del Báltico a sus costa de cara a reanudar las hostilidades el año próximo. El Imperio Austrohúngaro ha padecido la mayoría y los más importantes ataques rusos. La doble ofensiva se ha centrado, de un lado, en penetrar por el Norte del imperio con el ejército establecido en Ucrania ocupando Galitzia con apoyo otorgado desde Varsovia y, del otro lado, ocupar Bulgaria desde Constantinopla con apoyo desde Rumanía. En ambos casos se ha producido derrota austrohúngara habida cuenta de que las distintas unidades carecían de todo apoyo ante la ausencia de órdenes desde Viena. La derrota podría perfectamente haberse tornado en catástrofe de no haber tenido opción a la retirada ambos contingentes pero el primero ha logrado replegarse hacia (a la espera de que el jugador elija entre Bohemia y Viena) y el segundo trasladarse por la costa hacia el Sur arribando en Grecia. Por su parte, la flota otomana en aguas del Mediterráneo Oriental se ha hecho fuerte en Esmirna presta a resistir los ataques enemigos que a buen seguro tendrán que producirse en los próximos meses por tratarse del último reducto patrio de que dispone el Gran Sultán.

rusia09

Carga cosaca en Galitzia contra posiciones austrohúngaras.

Cancillerías

Inexplicablemente las cancillerías europeas persisten en mantener un absoluto silencio.

Evolución del conflicto

30.1919_oto_mov

31.1919_oto_res

Dejar una opinión