Partida de Diplomacia (XXIII). Primavera de 1920

publicado en: Diplomacy, Pbem | 0

granbretana05

La flema británica es característica de antiquísimo origen entre los habitantes de las indómitas islas. Tranquilos, callados, templados los ánimos incluso cuando peor pintaban las cosas con parte de Escocia ocupada, sin aspavientos pero con una constancia a prueba de bombas, las fuerzas británicas se han rehecho y es ya una realidad el que encaran con solvencia operaciones militares en tres espacios distintos de la geografía europea. Justo es aquí mencionar que el papel protagonista lo ha acabado asumiendo una Royal Navy que, en ausencia de contingentes terrestres de importancia y sin fuerza expedicionaria, se encargan en solitario de aportar el esfuerzo bélico británico y de otorgarle sus recientes éxitos, el último de los cuales ha sido la ocupación de los Países Bajos. Sin oposición, los buques de guerra británicos han ocupado todos los puertos holandeses llevando al Imperio Británico a contar con una sólida cabeza de puente en el continente al mantener bajo control Bélgica y Holanda. Al mismo tiempo que se lanzaba esta operación se llevaban a cabo ataques navales contra fuerzas italianas en el Atlántico Norte, contra fuerzas alemanas en Heligoland y una acción de apoyo naval a los acorazados rusos que desde el Báltico han atacado el norte de Alemania. Bien es cierto que ninguno de esos ataques han logrado desalojar al enemigo pero sí evitar la caída de Dinamarca de nuevo en manos alemanas y demostrar la versatilidad y agilidad de la marina británica. Esa misma flema otorga prudencia y serenidad en el Gobierno británico que no lanza las campanas al vuelo ni vende la piel del oso antes de cazarlo pero no cabe duda de que, de continuar en esta línea de progresión el Reino Unido opta a ser la nueva potencia en el poniente continental.

Similar situación se vive en la III República. No es ya miedo lo que se observa en los ojos de los ciudadanos parisinos. Por vez primera vez en mucho tiempo el Ejército francés controla la práctica totalidad del territorio nacional, restando la liberación de Marsella, y se posiciona para poder invadir el Oeste alemán sin oposición ante la ausencia de ejército germano alguno que pueda oponer resistencia en la frontera. La ofensiva que se ha lanzado desde la capital gala con apoyo naval contra las tropas italianas en Gascuña ha resultado en derrota y retirada de estos últimos. Acompañando esta acción, las fuerzas en Picardía se han trasladado a la Borgoña desde donde amenazan el Ruhr y Baviera.

francia12

Carga de la infantería francesa arrollando a los soldados italianos.

Por su parte, el Imperio Ruso ha mezclado acciones ofensivas y defensivas. Los ataques han tenido lugar en el norte con la reocupación de Noruega por parte de la flota rusa botada el pasado invierno en la capital rusa y un intento de invadir Alemania por el norte desde la costa báltica con el mencionado apoyo británico que no ha logrado su objetivo. En la extensa frontera con el Imperio Austrohñungaro, sin embargo, se ha adoptado una postura defensiva entre las distintas unidades del Ejército zarista. Se ha aprovechado para reforzar aún más esas posiciones con el traslado del ejército de Moscú hasta Ucrania y la salida al Mar Negro de la flota anclada en Sebastopol. Esta postura ha detenido la progresión de conquistas que las fuerzas rusas venían protagonizando pero han permitido detener una gran ofensiva austrohúngara contra las posiciones rusas en Bulgaria.

La flota otomana ha abandonado su posición aislada en Venecia y se ha trasladado por la costa hacia el sur alcanzando Apulia logrando burlar el cerco que las fuerzas italianas preparaban contra dicha escuadra. Dan así a Venecia por perdida los otomanos y buscan quizás nuevos objetivos a los que golpear.

Del lado de las Potencias Centrales la buena nueva es que no han perdido nuevos territorios, lo que hasta hace bien poco no habría supuesto motivo de alegría por parte de sus gobiernos pero que, a raíz de los más recientes acontecimientos, es motivo de satisfacción. El Gobierno italiano no ha emitido órdenes a sus distintas fuerzas repartidas por tan diversos lugares y esto ha permitido a los franceses desalojar al ejército italiano que había ocupado Gascuña el pasado otoño y perder la oportunidad de recuperar Venecia de manos otomanas, aunque esto último se antoja tarea fácil a poco que en los próximos meses cualquiera de las dos unidades italianas en sus proximidades acuda a liberar una región del Veneto que carece ya de presencia de naves enemigas.

El Imperio Alemán  ha intentado recuperar su flanco norte atacando las posiciones británicas en Dinamarca desde Kiel y apoyo desde Heligoland pero la ya mencionada similar acción en contra protagonizada por rusos y británicos ha conseguido que las equilibradas fuerzas mantengan sus posiciones. Los problemas para el kaiser llegan ahora desde el lado francés pues cuenta con tres escuadras que están logrando defender Alemania en el Norte pero sin posibilidad de hacer lo propio hacia el interior, dejando así el Sur abierto a una invasión por parte de sus vecinos occidentales, a buen seguro deseosos de devolver la “visita” sufrida a manos de los ejércitos germanos en los primeros compases de esta enquistada contienda.

Desde Viena se ha organizado un sistema defensivo básico en la zona norte y central para permitir concentrar una gran ofensiva contra territorio meridional búlgaro para contratacar tras las derrotas sufridas a manos de los rusos el pasado año y que, no obstante, se ha estrellado contra la estrategia defensiva enemiga. Como decíamos, el único regocijo para las fuerzas austrohúngaras, queda en mantener las posiciones sin nuevas pérdidas, algo que será vital de cara a arriesgar o no en los próximos meses para lograr mantener o aumentar la capacidad militar de las distintas potencias en liza.

austria08

Las distintas oleadas austrohúngaras se estrellan en Bulgaria contra las posiciones rusas.

Cancillerías

Las cancillerías europeas continúan inexplicablemente en silencio. El público demanda información y el aliento de sus dirigentes.

Evolución del conflicto

33.1920_pri_mov

34.1920_pri_res

Dejar una opinión